Tiempo de vacaciones PDF Imprimir E-mail
 
vacaciones.familia
 
Feliz descanso y… mete el Evangelio en la maleta
 
Es muy im­por­tan­te sa­ber des­can­sar, o, me­jor di­cho, sa­ber ele­gir lo que pue­de re­po­ner­nos dis­fru­tan­do sin ago­tar­nos ni di­sol­ver nues­tro co­ra­zón. A to­dos nos ape­te­ce re­po­sar y ori­llar los com­pro­mi­sos dia­rios pe­sa­dos. Al­gu­nos pien­san, por eso, que las va­ca­cio­nes son para ol­vi­dar de­be­res pe­sa­dos, res­pon­sa­bi­li­da­des di­fí­ci­les, nor­mas opri­men­tes. Es de­cir, de­jan­do a un lado la ca­be­za, el co­ra­zón, la con­cien­cia, para vi­vir la aven­tu­ra de los ca­pri­chos. Este es el modo que po­ten­cia la cul­tu­ra he­do­nis­ta do­mi­na­da por el no ha­cer nada, o por go­zar al pre­cio que sea. Pero hay otro modo, que es sien­do due­ños de nues­tras va­ca­cio­nes, va­lo­rar este tiem­po pero des­cu­brien­do lo que en­cie­rra para re­cu­pe­rar­se del des­gas­te y del can­san­cio, y lle­nar el co­ra­zón.
 
Es muy fre­cuen­te que nues­tro tiem­po li­bre, si nos des­cui­da­mos, se con­vier­ta en tiem­po es­cla­vo. Es­cla­vo de ha­cer cada vez más co­sas, co­sas cada vez más di­fí­ci­les, todo cada vez más rá­pi­do, via­jes cada vez más le­jos. Tam­bién exis­te el pe­li­gro de vi­vir el tiem­po de ve­rano como si Dios no exis­tie­se, como si la fe cris­tia­na fue­se sólo para los días or­di­na­rios, para el tra­ba­jo.  Hay quie­nes ol­vi­dan has­ta los man­da­mien­tos de Dios que mar­can nues­tro ca­mino de fe­li­ci­dad. “Va­ca­cio­nes sin Dios”, o, “man­dar a Dios de va­ca­cio­nes”, como una es­pe­cie de tiem­po sin ley don­de uno echa unas cuan­tas ca­nas al aire, no es la so­lu­ción.
 
El cris­tiano, que sabe el es­tu­pen­do te­so­ro de la vida que Dios ha pues­to en sus ma­nos, bus­ca lle­nar el co­ra­zón y “mete el Evan­ge­lio en la ma­le­ta” (cf. Be­ne­dic­to XVI, Ze­nit 3.7.2011).
 

Con Je­sús de com­pa­ñe­ro, yo te acon­se­ja­ría:

Vive la vida. La vida es el gran don de Dios. No ha­gas pe­li­grar tu pro­pia vida y evi­ta ries­gos a la vida de los de­más...
 
Vive la fa­mi­lia. Dia­lo­ga, jue­ga, goza con ellos sin pri­sas. Reza en fa­mi­lia. Asis­te al tem­plo tam­bién con ellos. Dis­fru­ta más de la fa­mi­lia, por­que el des­can­so ofre­ce nue­vas opor­tu­ni­da­des para co­no­cer­nos to­dos me­jor, para sa­ber lo que ne­ce­si­ta­mos y has­ta lo que nos so­bra en oca­sio­nes.

Vive la amis­tad. Des­de la es­cu­cha, la con­fian­za, la ayu­da, el diá­lo­go, el en­ri­que­ci­mien­to y el res­pec­to a la dig­ni­dad sa­gra­da de las de­más per­so­nas. Des­cu­bre nue­vas amis­ta­des, -el ver­da­de­ro ami­go siem­pre es un gran te­so­ro-, que nos ilu­sio­nen, nos ha­gan reír y pen­sar, nos acom­pa­ñen, nos en­tu­sias­men.

Vive tu con­di­ción de cris­tiano. No te aver­güen­ces en ve­rano de ser cris­tiano. Fal­sea­rías tu iden­ti­dad.

Vive el do­min­go. En va­ca­cio­nes, el do­min­go si­gue sien­do el día del Se­ñor y Dios no se va de va­ca­cio­nes. Acu­de a la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal. Tie­nes ade­más más tiem­po li­bre.

Vive la jus­ti­cia. No es­pe­res que todo te lo den he­cho. Otros tra­ba­jan para que tú ten­gas va­ca­cio­nes. Ellos tam­bién tie­nen sus de­re­chos. Res­pé­ta­les y res­pe­ta sus bie­nes.

Vive la ver­dad. Evi­ta la hi­po­cre­sía, la men­ti­ra, la crí­ti­ca, la pre­sun­ción en­ga­ño­sa e in­tere­sa­da o la ocio­sa va­na­glo­ria.

Vive la lim­pie­za de co­ra­zón. Su­pera la co­di­cia, el egoís­mo y el he­do­nis­mo. Va­ca­ción no equi­va­le a per­mi­si­vi­dad.

Vive la so­li­da­ri­dad. Se pue­de des­can­sar sin ale­jar­nos del pró­ji­mo sino. Todo lo con­tra­rio: hay que bus­car­les más, aten­der­les me­jor, es­cu­char­les, com­pren­der­les, amar­les. No lo quie­ras todo para ti. Pien­sa en quie­nes no tie­nen va­ca­cio­nes, por­que ni si­quie­ra tie­nen el pan de cada día. La ca­ri­dad tam­po­co toma va­ca­cio­nes. Siem­bra ges­tos her­mo­sos, obras de ca­ri­dad, ayu­das anó­ni­mas, no sólo con un do­na­ti­vo sino tam­bién con una pa­la­bra ama­ble, con una son­ri­sa, con una orien­ta­ción para em­pren­der ru­tas nue­vas.

No te ol­vi­des de esos li­bros que tie­nes pen­dien­tes de leer: en­sa­yos, bio­gra­fías, no­ve­las, his­to­ria y de­di­ca unas ho­ras a un tra­ba­jo que com­por­te ser­vi­cio y en­tre­ga a los de­más. Hay que bus­car es­pa­cio y tiem­po para pen­sar en uno mis­mo. No ten­gas mie­do de re­en­con­trar­te con­ti­go y ven­cer la su­per­fi­cia­li­dad que pro­du­ce el aje­treo de la vida or­di­na­ria. Para ello, no ol­vi­des los Evan­ge­lios que te ayu­da­rán.

Ofre­ce cada jor­na­da a Dios, con ilu­sión y op­ti­mis­mo: te ayu­da­rá a co­men­zar ale­gre y dis­pues­to a ser­vir. Una ora­ción que lle­ve el se­llo de “en­cuen­tro con el Se­ñor”, es­cu­chan­do el ru­mor de sus pa­la­bras, la cer­ca­nía de su pre­sen­cia, a ser po­si­ble, ante el Sa­gra­rio de cual­quier igle­sia.

Vol­ve­rás me­jor de to­dos los des­can­sos, más se­reno, más dis­pues­to a ca­mi­nar, más ale­gre, más ge­ne­ro­so. Por­que el des­can­so no es cru­zar­se de bra­zos sino abrir­los de par en par a Dios, a su obra crea­da, a nues­tros her­ma­nos. La ale­gría per­ma­nen­te bro­ta de te­ner la “casa in­te­rior” en or­den. Las va­ca­cio­nes son un tiem­po pri­vi­le­gia­do para una “pues­ta a pun­to”.

+ Ra­fael Zor­no­za

Obis­po de Cá­diz y Ceu­ta

Fuente: agenciasic.org

 

Fotos de la parroquia

  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator