Palabra de Dios

6º Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

 
Palabra de Dios
 
Como Moisés había pactado la alianza con Dios, en virtud de la ley que recibió en el Sinaí, así Jesús, desde una colina junto al lago de Galilea, entrega a sus discípulos y a la multitud una nueva enseñanza que comienza con las Bienaventuranzas. Moisés da la ley en el Sinaí, y Jesús, el “nuevo Moisés” da la ley en aquel monte, a orillas del lago de Galilea. Las Bienaventuranzas son el camino que Dios indica como respuesta al deseo de felicidad inherente al hombre, y perfeccionan los mandamientos de la Antigua Alianza. Estamos acostumbrados a aprender los Diez Mandamientos – seguramente todos ustedes los saben, en catequesis los hemos aprendido. Pero no estamos acostumbrados a repetir las bienaventuranzas. Probemos ahora a recordarlas y grabarlas en nuestros corazones.
 
Bienaventurados los pobres de espíritu, 
porque de ellos es el reino de los cielos. 
(R: Bienaventurados los pobres de espíritu, 
porque de ellos es el reino de los cielos)…
  
Bienaventurados los que lloran, 
porque ellos serán consolados. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados los mansos, 
porque ellos heredarán la tierra. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, 
porque ellos serán saciados. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados los misericordiosos, 
porque ellos alcanzarán misericordia. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados los limpios de corazón, 
porque ellos verán a Dios. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados los pacificadores, 
porque ellos serán llamados hijos de Dios. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, 
porque de ellos es el reino de los cielos. 
(R: Bienaventurados…)
 
Bienaventurados ustedes cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Los ayudo: Bienaventurados ustedes cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. 
 
Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron.
(R: Alégrense y regocíjense…)
 
En estas palabras está toda la novedad traída por Cristo: toda la novedad de Cristo está en estas palabras. En efecto, las Bienaventuranzas son el retrato de Jesús, su modo de vida; y son el camino hacia la verdadera felicidad, que también nosotros podemos recorrer con la gracia que Jesús nos dona. 
 
Además de la nueva ley, Jesús nos entrega también el “protocolo” con el que seremos juzgados – porque en el fin del mundo seremos juzgados – y, ¿cuáles serán las preguntas que nos harán allá? ¿cuáles serán éstas preguntas? ¿cuál es el protocolo con el cual el Juez, nos juzgará? Es aquel que encontramos en el vigésimo quinto capítulo del Evangelio de Mateo. Veinticinco. Hoy, la tarea es leer el quinto capítulo del Evangelio de Mateo en donde están las Bienaventuranzas y también leer el vigésimo quinto, en donde está el protocolo, las preguntas que nos harán el día del juicio. 
 
No tendremos títulos, créditos o privilegios que excusar. El Señor nos reconocerá si a nuestra vez nosotros lo habremos reconocido en el pobre, en el hambriento, en los indigentes y marginados, en quien sufre y está solo… Este es uno de los criterios fundamentales para la verificación de nuestra vida cristiana, con el que Jesús nos invita a medirnos cada día. 
 
Yo leo las Bienaventuranzas, pienso cómo debe ser mi vida cristiana…y luego hago el examen de conciencia con este capítulo veinticinco de Mateo. Cada día: hice esto, hice esto, hice aquello. Nos hará bien ¿eh? Son cosas simples, ¡pero concretas! 
 
Fragmentos Catequesis del Santo Padre Francisco
6 de agosto de 2014
Fuente: vatican.va 
Publicado en Lectio Divina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *