29 de junio de 2013

Solemnidad de San Pedro y San Pablo
Día del Papa
La Iglesia ora especialmente por el Papa Franciso
 
 
 El próximo sábado, 29 de junio, la Iglesia celebra la solemnidad de los apóstoles San Pedro y San Pablo. En el prefacio de la misa de esta fiesta, la Iglesia da gracias a Dios “porque en los apóstoles Pedro y Pablo has querido dar a tu Iglesia un motivo de alegría: Pedro fue el primero en confesar la fe y Pablo el maestro insigne que la interpretó; aquel fundó la primitiva Iglesia con el resto de Israel, este la extendió a todas las gentes”.
 

Pedro fue uno de los primeros discípulos de Jesús y uno de los preferidos. Lo encontramos siempre junto al Señor y siendo portavoz de los Doce. Pedro aparece en los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles como una figura destacada entre los apóstoles, por voluntad y elección personal de Jesús. Recordemos aquellas palabras del Señor que siempre son actuales y eficaces: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”.

Por decisión de Cristo, Pedro inicia el linaje de los papas que continúan la misión confiada al pescador de Galilea. Jesús, jugando con el cambio de nombre que le hizo al encontrarse con él por primera vez, le dice que será piedra. Tal nombre es todo un programa. Significa ser fundamento sólido e inamovible del edificio que Jesús edifica sobre él.

La Iglesia de Roma, que “preside en la caridad”, según una expresión de san Ignacio de Antioquia a principios del siglo II, es desde siempre el punto de referencia en lo referente al contenido y a la unidad de la fe. En este sentido, el Concilio Vaticano II, de  cuyo inicio nos disponemos a celebrar el 50 aniversario, dice que el Papa “es el principio perpetuo y el fundamento visible de la unidad, tanto de los obispos como de la multitud de los fieles”.

Coincidiendo con la fiesta de los apóstoles Pedro y Pablo, se celebra el Día del Papa. Él, como Pedro, confirma a sus hermanos enla fe. Santa Catalina de Siena le llamaba “el dulce Cristo en la tierra”, ya que su figura y su ministerio visibiliza la de Jesucristo, buen Pastor. El ministerio petrino siempre ha hecho efectiva, durante los veinte siglos de la historia de la Iglesia, la promesa de Jesús. Incluso en las épocas oscuras de la historia de Roma y del pontificado.

En el día dedicado al Santo Padre, estamos llamados especialmente a renovar nuestros sentimientos de comunión en la fe con el sucesor de Pedro y a rezar por su persona y por los frutos de su servicio a la Iglesia y al mundo de hoy.

Fuente: SIC. Comisión Episcopal de Medios de Comunicación
Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona
Publicado en Celebraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.