4º Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

anagrama misa de las familias

Monición de entrada: Queridos amigos: Algunos piensan que ser buenos cristianos es fácil. Vosotros sabéis por experiencia que a veces es difícil. El que nos ayuda a ser buenos es Jesucristo. Por eso nos ha vuelto a invitar hoy para darnos su palabra y su fortaleza. La Misa nos hará crecer en la fe, la esperanza y el amor…

1ª Lectura: (Jer 1,4-5.17-19)
Muchos años antes de Jesús, hubo un hombre, un profeta, que estaba desanimado porque no le hacían caso, y sintió que Dios le decía cosas muy bonitas. Se llamaba Jeremías, y él mismo nos lo contó así.

Salmo70, 1-6.15-17:«Mi boca contará tu salvación, Señor»

2ª Lectura: (1 Cor. 12, 31-13,13).
Dios nos ha llamado a todos al amor. No se puede ser cristiano si no se ama. El amor tiene muchas cualidades, que hemos de imitar. Pero no olvidemos que el amor cuesta. Escuchemos a San Pablo.

Evangelio: (L. 4, 21-30).
En Jesús de Nazaret se hace presente el reino de Dios y anuncia su programa: dar una buena noticia a los pobres, anunciar a los presos la libertad, a los ciegos la vista, a los oprimidos la liberación. El dice: «Yo soy el esperado»Pero Jesús tuvo que soportar la incomprensión y oposición de muchos que le rodeaban. A pesar de ello, él dio siempre amor a todos.

Preces:
1. Por los seminaristas. Por los sacerdotes. Por los religiosos y religiosas. Para que no se cansen de anunciar la Palabra del Señor  y de seguirle. Roguemos al Señor.

2. Pidamos todos que nuestra vida y la de Jesús  sean cada vez más parecidas. Roguemos al Señor.

3. Tenemos que hacer que el mundo sonría. Y, para eso, vamos a pedir a Dios que desaparezcan los rencores de todos los corazones y que nosotros fabriquemos una tierra de amigos y no de enemigos. Roguemos al Señor.

4. Que no nos olvidemos de los niños del mundo. Algunos lo pasan fatal. Que se les arreglen los problemas y puedan reír y jugar y crecer. Roguemos al Señor.

Invitación a comulgar: Ahora nos vas a alimentar, Padre bueno, con el Pan de la Eucaristía. Queremos que este pan nos ayude a crecer como hijos tuyos, hermanos de todos los hombres, de todos los niños y niñas del mundo, como quería Jesús.

Despedida: Seguro que con vosotros el mundo sonreirá.  Vamos a esforzarnos esta semana por contagiar la alegría a nuestro alrededor.

Aquí puedes descargar la hoja para la Eucaristía Familias_4º T.O.-C

Publicado en Eucaristía de las familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.