testimoniar a Cristo

Anunciar a Cristo

¿Cómo doy yo testimonio de Cristo con mi fe?
 
testimoniar a Cristo
 
¿Somos capaces de llevar la Palabra de Dios a nuestros ambientes de vida? ¿Sabemos hablar de Cristo, de lo que representa para nosotros, en familia, con los que forman parte de nuestra vida cotidiana? La fe nace de la escucha, y se refuerza con el anuncio.
 
El anuncio no consiste sólo en palabras, sino en la fidelidad a Cristo: el Evangelio ha de ser anunciado y testimoniado.
 
Cada uno debería preguntarse: ¿Cómo doy yo testimonio de Cristo con mi fe? ¿Tengo el valor de los Apóstoles de pensar, decidir y vivir como cristiano, obedeciendo a Dios?
El testimonio de la fe tiene muchas formas, como en un gran mural hay variedad de colores y de matices; si bien todos son importantes, incluso los que no destacan.
 
En el gran designio de Dios, cada detalle es importante, también el pequeño y humilde testimonio tuyo y mío, también ese escondido de quien vive en sencillez su fe en lo cotidiano de las relaciones de familia, de trabajo, de amistad. Hay santos del cada día, los santos «ocultos», una especie de «clase media de la santidad», como decía un escritor francés, una clase media de la santidad de la que todos podemos formar parte.

En diversas partes del mundo hay también quien sufre a causa del Evangelio; hay quien entrega la propia vida por permanecer fiel a Cristo, con un testimonio marcado con el precio de su sangre.

 
Santo Padre Francisco
Fuente: R. Vaticano
El espacio “Pensamiento del Papa”
Producción de María Fernanda Bernasconi
Publicado en Documentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

testimoniar a Cristo

Anunciar a Cristo

¿Cómo doy yo testimonio de Cristo con mi fe?
 
testimoniar a Cristo
 
¿Somos capaces de llevar la Palabra de Dios a nuestros ambientes de vida? ¿Sabemos hablar de Cristo, de lo que representa para nosotros, en familia, con los que forman parte de nuestra vida cotidiana? La fe nace de la escucha, y se refuerza con el anuncio.
 
El anuncio no consiste sólo en palabras, sino en la fidelidad a Cristo: el Evangelio ha de ser anunciado y testimoniado.
 
Cada uno debería preguntarse: ¿Cómo doy yo testimonio de Cristo con mi fe? ¿Tengo el valor de los Apóstoles de pensar, decidir y vivir como cristiano, obedeciendo a Dios?
 

 

Leer más

Publicado en Documentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.