Palabra de Dios

20º Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo C – Reflexión

 
Palabra de Dios
 
 
Quien conozca, aunque sea mínimamente, el evangelio  de Cristo, sabe que es un mensaje de paz por excelencia; Jesús mismo, como  escribe san Pablo, «es nuestra paz» (Ef 2, 14), muerto y resucitado para derribar  el muro de la enemistad e inaugurar el reino de Dios, que es amor, alegría y paz. 
 
¿Cómo se explican, entonces, esas palabras suyas? ¿A qué se refiere el Señor  cuando dice —según la redacción de san Lucas— que ha venido a traer la  «división», o —según la redacción de san Mateo— la «espada»? (Mt 10, 34). 
Esta expresión de Cristo significa que la paz que vino a traer no es sinónimo de  simple ausencia de conflictos. Al contrario, la paz de Jesús es fruto de una lucha  constante contra el mal. El combate que Jesús está decidido a librar no es contra  hombres o poderes humanos, sino contra el enemigo de Dios y del hombre,  contra Satanás.
 
Quien quiera resistir a este enemigo permaneciendo fiel a Dios y  al bien, debe afrontar necesariamente incomprensiones y a veces auténticas  persecuciones.  Por eso, todos los que quieran seguir a Jesús y comprometerse sin componendas  en favor de la verdad, deben saber que encontrarán oposiciones y se convertirán,  sin buscarlo, en signo de división entre las personas, incluso en el seno de sus  mismas familias…
 

 

 
 
En efecto, el amor a los padres es un mandamiento sagrado,  pero para vivirlo de modo auténtico no debe anteponerse jamás al amor a Dios y  a Cristo. De este modo, siguiendo los pasos del Señor Jesús, los cristianos se  convierten en «instrumentos de su paz», según la célebre expresión de san  Francisco de Asís. No de una paz inconsistente y aparente, sino real, buscada con  valentía y tenacidad en el esfuerzo diario por vencer el mal con el bien  (cf. Rm 12, 21) y pagando personalmente el precio que esto implica.

Benedicto XVI ( 2007)

Fuente: vatican.va

Publicado en Lectio Divina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *