fin del mundo

33 domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

anagrama misa de las familias
Monición de entrada: Seguramente habréis oído decir alguna vez que se va a acabar este mundo tal día o tal otro. Sabemos que eso no es verdad porque, como dice el evangelio de hoy, no sabemos ni el día ni la hora. 
Las lecturas que nos hablan del fin del mundo son muy difíciles de entender porque están llenas de imágenes complicadas. Vamos a tratar de entender algo del mensaje que nos quieren transmitir, aunque no comprendamos todas sus imágenes…

 1ª. Lectura Dan 12,1-3: El profeta Daniel se imaginaba el fin del mundo muy a su manera. Para enterarnos de sus símbolos vamos a ir pensando: ¿Quiénes os parece que son «los que duermen en el polvo»? ¿Quiénes son «los que brillarán como el fulgor del firmamento»? ¿Y quiénes «brillarán como las estrellas»? ¿Cuánto tiempo durará este brillo?
 
Salmo15,5. 8-11: «Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti».
 
2ª. Lectura (Hebreos, 10,11-11.18). Cristo sacerdote por cuyo sacrificio se han borrado los pecados del mundo, pero su Reino no ha llegado plenamente.
 
Evangelio (Mc 13,24-32) :
San Marcos, en el pasaje del evangelio de hoy, habla simbólicamente del fin del mundo. ¿Quién os parece que puede ser el «Hijo del Hombre»?
 
Preces:
1. Porque creemos que vienes a nuestro encuentro cada día, te pedimos que nos transformes en personas preocupadas por los demás.
TRANSFÓRMANOS, SEÑOR.
 
2. Porque creemos que vienes a nuestro encuentro cada día, te pedimos que nos transformes en personas que saben perdonar.
TRANSFÓRMANOS, SEÑOR.
 
3. Porque creemos que vienes a nuestro encuentro cada día, te pedimos que nos transformes en personas generosas que saben compartir.
TRANSFÓRMANOS, SEÑOR.
 
4. Porque creemos que vienes a nuestro encuentro cada día, te pedimos que nos transformes en personas que trabajan por la justicia.
TRANSFÓRMANOS, SEÑOR.
 
5. Porque creemos que vienes a nuestro encuentro cada día, te pedimos que nos transformes en personas sabias que saben elegir lo mejor según tu evangelio. TRANSFÓRMANOS, SEÑOR.
 
Invitación a comulgar: El convite de la Eucaristía es un anticipo del convite de la vida del Cielo, en el que todos estaremos juntos con el Señor.
  
Despedida: Nos vamos de esta Eucaristía, llenos. Nos vamos llenos de alegría porque nos has recordado que constantemente vienes a nuestro encuentro. Nos vamos llenos de esperanza, porque nos has recordado que nuestra vida no termina con la muerte. Nos vamos llenos de paz, porque nos has recordado que las personas queridas que ya no están con nosotros, viven contigo.
 
Publicado en Eucaristía de las familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.