7º Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

anagrama misa de las familias
Monición de entrada: Queridos amigos: Lo mejor que pueden decir de nosotros   los   cristianos   es   que   nos   queremos   y   nos   ayudamos.   Si consiguiéramos esto, estaríamos seguros de que amamos a Dios y que Dios permanece con nosotros.
Cada domingo nos reunimos aquí para celebrar la eucaristía. En la misa aprendemos a amar a Dios y a amarnos unos a otros, como nos manda Jesús…

1a Lectura: (1 Samuel, 26, 2-7. 7-9, 12- 13).
El hombre se hace imagen de Dios cuando ama y se compadece de los que son también imágenes de Dios, ungidos del Señor.
Salmo 102: «El Señor es compasivo  y misericordioso»
 
Lectura: (1 Cor. 15, 45-49).
Desde pequeños hay en nosotros una lucha entre el bien y el mal, entre lo que nos acerca a Dios y nos separa de El. Estos es lo que nos viene a decir San Pablo en la segunda lectura.
  
Evangelio: (L 6, 27-38).
El cristiano debe amar con un amor universal, sin fronteras ni preferencias de personas. Como Jesús, con amor que no espera recompensas.
  
Preces:
1. Que todos los hombres amen a sus prójimos, los compadezcan y los perdonen. Roguemos al Señor.
 
2. Que en la lucha entre el bien el mal no venza el egoísmo, sino el amor y la misericordia. Roguemos al Señor.
 
3. Que todos los que trabajan en favor de la justicia y el bienestar entre los pueblos, encuentren ayuda y comprensión. Roguemos al Señor.
 
4. Que nadie destruya la vida humana, sino que todos la respeten y la amen como un don de Dios. Roguemos al Señor.
 
5. Que el amor triunfe entre los matrimonios y en la familia, para que nuestras sociedades sean mas humanas y generosas. Roguemos al Señor.
 
Invitación a comulgar: Jesús en la Eucaristía alimenta nuestro amor y nos da fuerzas para transformar el mundo.
 
Despedida: La misa ha terminado pero la llama que en ella se ha encendido en nuestros corazones no debe acabar jamás. Ahora nos toca ir por el mundo amando a todos sin excepción . Ayudando a quien nos necesita, dando a quien nos pide, visitando al enfermo, acompañando al que está solo. Eso es amar de verdad. 
    
Publicado en Eucaristía de las familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.