Causa de canonización

_____________________________________
SANTIAGO MASARNAU FERNÁNDEZ
1805-1882
Fundador y Primer Presidente
Sociedad de San Vicente de Paúl en España
_____________________________________________

El voluntariado de Masarnau
Una realidad que pertenece al patrimonio de la humanidad, tanto en el pasado como en el presente, el voluntariado.

Existen diversas definiciones de voluntariado, pero en esencia todas vienen a decir que voluntario es aquella persona que, individualmente o en grupo, pone a disposición desinteresada de la sociedad, sus capacidades y parte de su tiempo.

Desde el punto de vista de un cristiano, el voluntariado es una respuesta coherente con su propia fe, que le estimula, al ejemplo de Cristo, a dar respuesta creativa a las necesidades que surgen en la comunidad donde vive y, de forma prioritaria, a la atención de los más necesitado y marginados.

Esta actividad es preferible que se realice en una acción de grupo que prevea la continuidad en el servicio y la formación permanente, colaborando con las instituciones públicas o privadas.

Es decir, el voluntariado supone un servicio solidario y gratuito para el resto de las personas, libre y fuerte para vencer el egoísmo.

El Siervo de Dios lo practicó, ininterrumpidamente desde su ingreso en las Conferencias de San Vicente de Paúl en 1839, cuando residía en París.

En 1843 regresa definitivamente a España, para trabajar en el Colegio que su hermano Vicente había abierto en Madrid. Cumplidas sus obligaciones profesionales, como Vicedirector y profesor de Música, Don Santiago puso sus talentos al servicio de los necesitados y marginados en diversos centros de Madrid.

El Hospicio de la calle Fuencarral fue uno de ellos. Esta institución tiene su origen en la labor realizada por San Simón de Rojas, al comienzo del siglo XVII, con el objeto de recoger pobre e indigentes dándoles la posibilidad de inserción en la sociedad. Entre sus acogidos, en el siglo XIX, había numerosos jóvenes problemáticos, por lo que la disciplina se mantenía con métodos expeditivos.

A estos internos el Siervo de Dios, siguiendo el ejemplo de los primeros socios de las Conferencias parisinas, les daba clase de música, canto e instrumentos, varios días a la semana de manera totalmente gratuita. Su sensibilidad soportaba mal el trato brutal y vejatorio que tos celadores daban a tos jóvenes para mantener el orden y la disciplina. Por lo que pidió a la dirección del centro que suprimiera su presencia durante su clase.

Accedió con dificultad el Director del Hospicio a suprimir su presencia, ya que sin los «celadores de vara» habría tumultos en clase e incluso insultos hacia su persona. Pero un hecho sangriento desengañó y «le abrió los ojos» al generoso profesor cuando vio, durante su clase, como un joven agredió a otro con una cuchara de palo manipulada causándole la muerte al recibir un corte en la yugular.

En otra ocasión su actitud tuvo más éxito – este hecho está narrado por Concepción Arenal en su libro Manual del visitador del preso – sin la presencia de los celadores Don Santiago consiguió establecer un orden aceptable en su clase. Pero muchos de ellos seguían fumando durante la actividad. Con mucha paciencia logró este sacrificio por parte de los alumnos fumadores, de todos menos de una, un joven herrero de formas brutales, que no solo fumaba durante las horas de clase, sino que contestaba con insultos a las amables amonestaciones del Siervo de Dios.

Pero Don Santiago, supo buscar el momento y lugar para tener con él el siguiente diálogo:
-Don Santiago: Vengo a darle a usted una satisfacción.
-El joven herrero: ¿Usted a mí?
-Don Santiago: Si señor. Yo sin saberlo, y sin quererlo, porque a sabiendas nunca ofendo a nadie, sin duda le he ofendido, y quisiera saber la queja que tiene usted de mi para reparar mi falta.
-El joven herrero, sorprendido: ¿La falta de usted?
-Don Santiago: Sí, la falta mía; porque si yo no hubiera cometido alguna, y si no le hubiese ofendido, no comprendo que usted me tratara tan mal.
Ante la mansedumbre del Siervo de Dios, dos lágrimas rodaron por el rudo rostro del joven herrero, que conmovido dijo: No volveré a fumar.
Y en efecto, no volvió a fumar en clase.

Esta misma actividad la desarrolló más tarde en la casa de Misericordia de santa Isabel de la calle Hortaleza, donde dio clase de canto, acompañado por el órgano, a las chicas allí recogidas.

Es de suponer que, por estos o análogos servicios de volunta¬riado, en 1847, el Gobierno quiso premiarle con la Cruz de Carlos III, pero el Siervo de Dios renunció a tal propuesta. Lo que demuestra su depurada entrega a estos servicios de voluntariado.

Fechas que marcan su vida
• 1805 Nace en Madrid el 10 de diciembre. Son sus padres: Santiago Masamau Torres y Beatriz Fernández Carredano. Tuvo dos hermanos: Vicente y Dolores.
• 1808 Muere su madre, Doña Beatriz, en Córdoba.
• 1814 El padre es nombrado Secretario de la Mayordomía Mayor del Palacio Real. En Madrid, Santiago continúa su formación musical y en otras materias.
• 1819 Recibe el Título de «Gentilhombre de Casa y Boca».
• 1825 Marcha a Pan’s para completar su formación en las artes musicales. De allí pasará a Londres con el mismo fin.
• 1838 Durante la cuaresma, en Paris, experimenta un cambio profundo en la vivencia de su fe.
1839 Conoce e ingresa en la Sociedad de San Vicente de Paúl, fundada en el año 1833 por una Comunidad de seis jóvenes, a la sombra de un hombre maduro, Manuel Bailly y una Hija de la Caridad, Sor Rosalía Rendú. Entre todos se destacó, Antonio Federico Ozanam.
• 1843 Regresa definitivamente a Madrid como profesor de música en el Colegio de su hermano Vicente.
1849 Funda la Sociedad de San Vicente de Paúl en España el 11 de Noviembre con Vicente de la Fuente y Anselmo Ouradou, poco después se unirá Pedro Madrazo.
1850 Aprobación eclesiástica por la Archidiócesis de Toledo, el 29 de Octubre.
1851 Aprobación Civil por el Ministerio de Gobernación. Decreto de 14 de Diciembre.
• 1868 Disolución de la Sociedad por Decreto del 19 de Octubre.
• 1875 Restablecimiento legal de la Sociedad. Decreto del 5 de Abril.
• 1882 Dimite como Presidente y fallece el 14 de Diciembre a los 77 años de edad, rodeado de amigos y por los pobres. Habían pasado 33 años desde la fundación de la Sociedad en España. Numerosos testimonios de santidad y vida ejemplar son publicados por parte de personas que compartieron su vida con él.
• 1905 Se publica su primera biografía por José Ma Quadrado.
• 1999 – 2000 Se desarrolla el Proceso Diocesano para la Causa de Canonización en Madrid.
• 2002 Se inicia el Proceso de Canonización en Roma.
• 2007 Los 3 Peritos Históricos aprueban por unanimidad la Positio.

Oración
para la devoción privada,
(con la aprobación eclesiástica).

Padre de misericordia y bondad que moviste el corazón de Santiago Masarnau para que descubriera el rostro de tu Hijo Jesús en las « personas de los más pobres y necesitados. Haz que, siguiendo su ejemplo, pongamos ( nuestra débil fe bajo las alas protectoras de la Caridad y, si es tu voluntad, concédenos, por su intercesión, la gracia que te solicitamos.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

S S V P LAS CONFERENCIAS
Publicado en Conferencias de San Vicente de Paúl-Cáritas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.