pedro pablo

29 de junio, Solemnidad de San Pedro y San Pablo

 
pedro pablo
 

San Pedro y san Pablo son los grandes padres de la fe, apóstoles, servidores del evangelio y testimonios de Jesús hasta el extremo de entregar su propia vida: Pedro, el primero de los apóstoles, aquel a quien Jesús confía la misión de confirmar en la fe a sus hermanos, la roca; Pablo, el gran comunicador del Evangelio. 

 ¿Qué nos ofrece la fiesta que hoy celebramos? ¿Qué mensaje aporta a cada uno de nosotros?

 Las preguntas de Jesús y la respuesta de la fe
Jesús, “en la región de Cesárea de Filipo”, es decir, región pagana, zona de veraneo de los romanos de Palestina, región de las fuentes, formula unas preguntas a los discípulos. Era fácil para unos sencillos pescadores deslumbrarse ante tanta riqueza y tantos signos de poder mundano, sobretodo por los magníficos templos paganos. En este contexto, Jesús formula dos preguntas: 
“¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?” Y vosotros,  “¿quién decís que soy yo?” Al cabo de unos años, cuando Saulo —quien después será san Pablo— persigue a los cristianos, escucha también: “Saulo, ¿porqué me persigues?”. 
 
Ayudarnos a formular preguntas sobre Jesús, sobre el sentido de la vida y de la muerte, es hoy en día una cuestión muy importante… 

No podemos dar respuestas a quienes no se formulan preguntas. Nadie escuchará la respuesta de la fe si antes no se ha preguntado seriamente sobre su vida. 

 
Con frecuencia puede parecernos que el evangelio de Jesús no es acogido. Quizás no lo sea porque no hemos sabido ayudar a las personas a formularse aquellas preguntas vitales, que afectan al propio ser y a la sensibilidad más profunda. Por ello debemos ayudar a las personas, —mayores, jóvenes y niños— a hacerse las grandes preguntas de la vida, condición inherente para poder recibir y acoger la respuesta salvadora de Jesús. Contribuir a hacerse preguntas es un primer paso para ofrecer la propuesta de Jesús. 
 
Lo que la gente de la época de Jesús decía de Él, que si un profeta, que si Elías, como recuerdan los discípulos… ya indica alguna cosa sobre el misterio de Jesús. 
 
Todo lo que hacemos para que las personas descubran alguna relación acerca del misterio de Jesús es importante. Nos son necesarios buenos literatos, poetas, músicos, realizadores cinematográficos y de TV, artistas… que sean capaces de transmitir aspectos de la persona de Jesús. 
 
Pero, la pregunta fundamental es la que Jesús nos dirige a cada uno de nosotros: “Tú, ¿quién dices que soy yo?”. Es decir: “¿Quién soy yo para ti?”. O “¿Porqué me persigues?”, o, “¿porqué no crees?”. 
 
Necesitamos oír esta pregunta. Necesitamos en primer lugar contestarla personalmente y con convencimiento, como Pedro y Pablo, para después transmitirla a otras personas, familiares, amigos y amigas. Será necesario acompañarlas pacientemente para que la puedan escuchar como dirigida a ellas personalmente, para poder dar respuesta. 
 
La respuesta de la fe, nuestra respuesta, que es la fe de la Iglesia, dice: “Vos, sois el Mesías, el Hijo de Dios vivo”, tal como confesó Pedro y más tarde Pablo. 
 
Renovemos hoy nuestra fe en Jesús. 
La fe de Pedro y Pablo, la fe apostólica. La fe garantizada por el papa Francisco y los Obispos, la fe testimoniada por tantas y tantas personas. Ayudémonos unos a otros a vivirla cada día para que se convierta en  experiencia gozosa de salvación y fuerza para amar. 
 
En la fiesta que hoy celebramos estemos convencidos de que el Señor nos dará fuerzas para confesar, proclamar, ahora y aquí la Buena Nueva. Ello hará que la puedan escuchar los que ya creen, los que dudan, los que se han alejado de la Iglesia, los que nunca la han oído… e incluso aquellos a quienes les molesta.
 + Francesc Pardo i Artigas
29 de junio de 2015
Obispo de Girona
Fuente: agenciasic.com
Publicado en Lectio Divina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.