3º Domingo de Adviento- Ciclo C

anagrama misa de las familias
Monición de entrada: Estamos en el tercer Domingo de Adviento, en el Domingo de la alegría. El Señor está cerca, las luces se van encendiendo en las calles y plazas del mundo cristiano ¿Y en nuestras almas? Hoy Juan Bautista nos anuncia que Jesús es el que tiene que llegar. Estemos alegres y preparemos su venida… 
1ª Lectura: (So 3, 14-18).
Lo que los profetas decían al pueblo de Israel y a los habitantes de Jerusalén que está edificada sobre colinas (una de ellas es la de Sión), también nos lo dice a nosotros. Escuchad atentos.
 
2ª Lectura: (Filipenses, 4, 4-7).
Hay cristianos tristes y los hay alegres. Nosotros queremos ser de los segundos. La alegría forma parte de la esperanza. Escuchemos la invitación de San Pablo a la alegría.
 
Evangelio: (Lc  3,10-18).
Cuando Juan Bautista se puso a predicar, la gente se hacía la misma pregunta que nosotros ¿QUÉ PODEMOS HACER? San Juan les decía a cada uno lo que debían hacer. ¿Qué nos diría a nosotros?
 
 Preces:
1. Para que la Iglesia y todos nosotros no exijamos a nadie más de lo que Dios mismo nos invitó a hacer y vivir. Roguemos al Señor.
 
2. Por las personas que gobiernan, para que lo hagan sin aprovecharse de nadie, sobre todo de los que menos pueden. Roguemos al Señor.
 
3. Para que sepamos compartir nuestras cosas con los que menos tienen, menos pueden o son menos queridos. Para que todos vivan alegres. Roguemos al Señor.
 
4. Para que vivamos la alegría de ser queridos por Dios y sepamos transmitir a todos la alegría de ser personas e hijos de Dios. Roguemos al Señor.
 
Invitación a comulgarLa cena de Jesús es una fiesta. Recibid el Cuerpo y la Sangre del Señor. Jesús resucitado es nuestra alegría y felicidad.
 Despedida:
Te damos gracias, Padre, por esta Eucaristía que hemos celebrado. Nos sentimos contentos porque nos quieres, porque nos perdonas y porque estás en medio de nosotros. Danos tu Espíritu para saber compartir y transmitir nuestra alegría para vivir esta Navidad tal como tú quieres que la celebremos.
Publicado en Eucaristía de las familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.